Los tertulianos de Ciervo Blanco

highres_419298482
La pasión por los libros es el hilo que une todas las actividades del club Ciervo Blanco. Foto: Imagen del club Ciervo Blanco en Meetup.com

Por: Ariana Guevara Gómez / @ArianaGuevaraG

Ese sábado en la tarde, un grupo de apasionados se reunieron en la planta baja de la casa de té Nagamat, en Madrid. Algunos llevaban un libro en la mano o en el bolso, pero otros no: quizás no lo necesitaron porque ya tenían la historia en su cabeza. Antes de que llegaran las bebidas a la mesa, Nerea García, la organizadora, ya había empezado la tertulia con comentarios sobre el autor israelí Amos Oz. Luego, se abrió la puerta para que cada uno desentrañara sus propios significados de Una historia de amor y oscuridad.

Casi siempre se mantiene esa dinámica en las tertulias de Ciervo Blanco, un club de lectura que nació hace un par de años en Madrid. Carmen Iglesias, otra de las organizadoras de estos encuentros, explica que Adrián Díaz fundó este grupo cuando dejó de interesarle el club al que acudía con regularidad. Empezó él solo, con discusiones en español y en inglés.

Ahora, después de una especie de reclutamiento de lectores comprometidos, el club cuenta con 10 organizadores. Adrián es quien mantiene el cronograma en orden, pero ya delega las funciones de moderación de las tertulias: cada fin de semana le toca a alguien diferente. Y una vez al mes, se discuten libros en inglés. Sebastián Montes, quien también forma parte de la plantilla de organizadores, señala que a esos encuentros acuden extranjeros que quieren hablar su idioma nativo, y otros que, como él, desean practicar. En todo caso, siempre la literatura es el hilo conductor de cada experiencia.

Pasión infinita

¿Y de dónde viene el nombre de este club? Nerea explica que Ciervo Blanco se bautizó así por el libro Cuentos de la taberna de Ciervo Blanco de Arthur C. Clarke. “A Adrián le encanta la ciencia ficción, y este libro habla de un bar en el que se reúnen unos cuantos chiflados a contar historias chifladas. Básicamente, de ahí surgió el nombre”, dice.

La asociación es realmente perfecta, porque estos tertulianos se reúnen en bares y espacios públicos para hablar sobre historias y libros alucinantes, nostálgicos, románticos, aterradores o todas esas cosas a la vez. Y cada vez son más: las convocatorias son gratuitas y están abiertas a todo el que quiera ir, a todo el que se considere un amante “chiflado” de la lectura. Por ejemplo, a la discusión sobre El extranjero de Albert Camus acudieron 40 personas. Para que funcionara, tuvieron que dividirse en dos grupos.

22434315414_9bd3f58143_o
En Nagamat, en Madrid, con la compañía de Juan Mayorga. Foto: Cortesía Ciervo Blanco

De todos modos, dice Montes, todo depende del libro y la época del año. A veces han tenido sólo 2 asistentes y medio: “O sea, 2 y uno que no se ha leído el libro”. Y Virginia Jiménez, otra organizadora, recuerda que también se han encontrado con sorpresas. Como la vez en la que el propio Juan Mayorga asistió a la discusión sobre dos de sus obras. O el día en que hicieron una actividad con los ojos vendados a propósito de Ensayo sobre la ceguera de José Saramago.

También realizan, entre otras cosas, talleres de escritura creativa. Hilario Gutiérrez, quien asiste regularmente a las actividades del club, dice que esos encuentros son una buena excusa para escribir. Se debe hacer, por ejemplo, un relato de cierto número de palabras inspirándose en una foto que se publica en la web de Ciervo Blanco. Luego, el día de la reunión, unos actores leen los cuentos.

Sea leer, escribir o discutir, cada quien tiene sus razones para engancharse con las actividades de este club. Muchos coinciden al decir que el amor por la lectura los arrastra. Así lo asegura Nerea García: “Hay una labor de promover la lectura, pero también es una pasión. Alguien decía una vez que las pasiones no se pueden explicar ni comprender. Pues con los libros es así. El que le gusta leer es como el que le gusta el buen vino. Y no hay nada mejor que compartir eso que nos apasiona”.

17229761913_8022cdc863_o
Además de las tertulias, Ciervo Blanco organiza otras actividades, como talleres de escritura o senderismos poéticos. Foto: Cortesía Ciervo Blanco

El dato

Pueden visitar la web de Ciervo Blanco en www.ciervoblanco.club

Quienes estén en Madrid, tienen la posibilidad de encontrar la lista de libros que se discutirán en las próximas semanas, y reservar un puesto para asistir a las reuniones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s